Lanzamiento de la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos

La Fundación Luisa Hairabedian presenta la Red Informativa de Genocidio y Derechos Humanos que tiene como objetivo informar sobre congresos, actualidad, seminarios, publicaciones, conferencias, bibliografía y postgrados relacionados a Ciencias Sociales, Estudios sobre Genocidio, Diáspora Armenia y temáticas afines

martes, 31 de marzo de 2015

Argentina: Un concierto por las víctimas del genocidio armenio

Una multitud participó el sábado de un concierto sinfónico que se realizó en la ciudad de Buenos Aires en honor a las víctimas del genocidio armenio, a menos de un mes del centenario de la masacre.

Una multitud participó ayer de un concierto sinfónico que se realizó en la ciudad de Buenos Aires en honor a las víctimas del genocidio armenio, a menos de un mes del centenario de la masacre. La Gran Orquesta Sinfónica y el Coro Nacional de Jóvenes dirigida por Santiago Chotsourian animó una tarde maravillosa, donde se interpretaron piezas de Mozart, Verdi, Piazzola y Peteco Carabajal.

El concierto fue organizado por comunidad armenio-argentina y el Centro Armenio, y la consigna fue honrar la memoria de los caídos y dar una señal de fraternidad. Decenas y decenas de personas se reunieron en las inmediaciones del Monumento a los Españoles. "Nos sentimos muy acompañados por la sociedad argentina: no es que sólo los armenios nos juntamos a recordar; lo hacemos en la calle y estamos acompañados porque, además, este país es uno de los pocos países que hizo un reconocimiento pleno del genocidio"; dijo Chotsourian.

Se estima que más de mil personas se acercaron a Palermo para unirse en un lenguaje que invitaba a que hablaran los corazones. La emoció se vivió a flor de piel y sonó música típica armenia (como Danza del Sable, de Aram Khachaturian) pero también la hermosa "Arde la vida" de Peteco Carabajal, "Libertango" de Piazzola y piezas universales de Mozart y Verdi.


Pope Francis set to rile Turkey by recalling the Armenian genocide

ROME — One week after Easter Sunday, Pope Francis is scheduled to celebrate a service in the Armenian Catholic rite to commemorate the 100th anniversary of a mass killing of Armenians by Turks in the early 20th century that the pontiff defined two years ago as the “first genocide of the modern era.”

In a time of mounting anti-Christian violence in various corners of the Middle East, the pope’s act is likely to take on more than merely historical interest.
The April 12 papal liturgy is part of a broader campaign by Armenians to keep the memory of their suffering alive, which will feature the ringing of bells in Armenian churches around the world on April 23 at 19:15 (7:15 p.m.), the hour chosen to symbolically recall the year 1915. Bells will sound everywhere but Turkey, where the small number of churches still in operation will remain silent.
Francis has long been aware of the calamity that befell Turkey’s Armenian minority, having led an ecumenical service of remembrance in Buenos Aires in 2006.
“Today we come to pray for this people to whom human rights still don’t apply,” then-Cardinal Jorge Mario Bergoglio said on that occasion. He called for “the end of the empire’s silence,” referring to the Ottomans and their successors in today’s Turkey, saying that acknowledging what had happened would “bring peace to the Armenian people.”
Scholars believe that 1 million to 1.5 million Armenians died as a result of efforts to drive Armenians and other minorities from their homelands in present-day Turkey after World War I. It’s often acknowledged as the first genocide of the 20th century, and a forerunner to later atrocities such as those committed by Nazi Germany and Cambodia’s Khmer Rouge.
Many observers also see echoes of the Armenian genocide in today’s ISIS campaign to proclaim itself a “caliphate” and to drive Christians and other minority groups out of territory under its control.
The pontiff’s April 12 commemoration is likely to stir diplomatic controversy, since Turkey officially insists that what happened a century ago was the result of civil war and unrest, and that the Armenian death toll has been inflated. Turkey also asserts that large numbers of Turks, Kurds, and Arabs died in the same period.
The sensitivity can be glimpsed from the fact that during his three-day visit to Turkey last November, Pope Francis never publicly mentioned the Armenian genocide. When asked about the omission by a reporter, he said only that he hoped for “small gestures” of reconciliation such as opening the Turkish/Armenian border.
Only 22 countries, including the United States, Russia, Germany, Argentina, France, Italy, Venezuela, and the Vatican, officially recognize the massacres as genocide. Turkey objects vigorously whenever public figures use the term, including delivering an official note of protest two years ago when Francis called the killings a “genocide.”
Italian journalist Marco Tosatti, who has written extensively on the persecution of Armenians under the Turks, says this isn’t just a debate among historians, but a matter of Turkey “owning up to its own past.”
Tosatti said that for most of its more than 600-year history, the Ottoman Empire prided itself on being multi-ethnic and multi-religious. When it began to crumble in the early 20th century, however, the architects of the new Turkey were nationalists who decided that minority groups “needed to be gone … because they signified a problem to the idea of a nation with one ethnicity and one religion.”
Greeks, Bulgarians and Armenians in Turkey all found themselves under mounting pressure. On the night of April 24, 1915, more than 200 leaders in the Armenian community in what’s known today as Istanbul were arrested and most were executed, beginning a systemic killing and forced relocation that would last until 1923.
The Jesuit-run magazine Civiltà Cattolica, which enjoys semi-official Vatican status, recently published statistics showing that of the 98,800 Catholic Armenian faithful living in Turkey when the killings began, only 33,900 survived. Of 156 churches and chapels, only 20 stood at the end, and of 110 missions, only 10 were still active by 1923.
One of the reasons it’s difficult for modern Turkey to recognize the genocide, Tosatti said, is the fact that the new Turkish state, created in 1923, has Armenian blood in its founding stones.
“The new Turkish republic has at its base this original sin, with which it can’t settle the score,” he said.
Another factor in explaining Turkey’s reticence, he said, is the fact that in the Middle East, a nation that apologizes puts itself in a position of weakness.
“But even for many inside [Turkey], it’s not possible to keep hiding what is evident,” Tosatti said. “There are documents, including a diary of [one of the founders of Turkey], detailing the number of deaths.”
The Vatican’s remembrance of the genocide comes 12 days before the actual centennial. Holding the ceremony in advance will allow all Armenian communities to participate in the Mass celebrated by Francis on the Sunday of the Divine Mercy.
The Armenian Catholic Patriarch Nerses Bedros XIX, together with the Armenian bishops, plan to attend. Patriarch Karekin II of the Apostolic Armenian Church and Catholicos Aram I, head of the Catholicosate of Cilicia, are also expected to attend.
Before his election to the papacy, Francis had referred to the Armenian genocide in a series of conversations he had with his Argentinian friend Rabbi Abraham Skorka, compiled in the 2010 book “On Heaven and Earth.”
The future pope said the world “washed its hands” while the mass killings were occurring.
“The Ottoman Empire was strong, and the world was at war and looking the other way,” he said.
It’s a position he has maintained as pope. In June 2013, the pontiff welcomed Nerses Bedros XIX Tarmouni, Patriarch of the Catholic Armenian Church, to the Vatican in a private audience that included the daughter of a genocide survivor.
Francis took her hands in his and told her, “Yours was the first genocide of the 20th century.”
Soon after, Turkey’s foreign minister defined the pope’s statement as “completely unacceptable,” which forced the Vatican spokesman to say that the remarks were in no way a formal or public declaration, and therefore didn’t constitute a public assertion by the pope recognizing the genocide.
Pope Francis’ words, however, are in line with his immediate predecessors, who also addressed the systematic annihilation of Armenians.
In Nov. 2000, Pope John Paul II and Armenian Patriarch Karekin II signed a joint statement that said: “The Armenian genocide, which began the century, was a prologue to horrors that would follow.”
When Pope John Paul II traveled to Armenia the following year, he avoided using the word “genocide,” instead employing the expression “Metz Yeghèrn” (Great Evil), used by the Armenians as a synonym of the genocide.
At the end of his visit, however, John Paul II and Karekin II signed a new statement in which they condemned the extermination of 1 1/2 million Armenian Christians “in what is generally referred to as the first genocide of the twentieth century.”
On March 2006, when Benedict XVI received the Armenian Patriarch of Cilicia, he talked about a “terrible persecution that is written in history with the sadly evocative name of Metz Yeghèrn, the great evil.”
Some 80 years before that, in September of 1915, Pope Benedict XV was the only sovereign to publicly intervene in favor of the Armenians. He sent a letter to Sultan Mohammed V in which he highlighted the seriousness of the massacres and asked, in vain, for them to stop. According to the Vatican’s files, other letters would follow with the same results.
“We’re told of entire populations of villages and cities being forced to abandon their homes and moved with untold hardship and suffering to distant concentration camps,” the 1915 letter says. “We exhort to your magnanimous generosity to have pity and intervene in favor of this people.”


viernes, 27 de marzo de 2015

Lo último Zhang Yimou abre el Festival de Derechos Humanos de Donostia

El festival, que empezará el 17 de abril, mirará al genocidio armenio, el neocolonialismo y el comercio del sexo.

"Coming home", la nueva película del realizador chino Zhang Yimou (“La linterna roja”, “La casa de las dagas voladoras”, “Las flores de la guerra”…), inaugurará el 17 de abril en el XIII Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián, que en este año prestará atención a cuestiones como el genocidio armenio, el neocolonialismo y el comercio del sexo.
En el caso del filme de Zhang, el director chino más importante de las últimas décadas, se aborda la memoria colectiva y la represión con el relato del regreso a casa de un prisionero político tras el fin de la Revolución Cultural de Mao Zedong, al que su mujer no reconoce.
El certamen, organizado por el área de Derechos Humanos del Ayuntamiento de San Sebastián y Donostia Kultura, ha hecho público hoy un avance de la programación, que suma cuatro cintas de ficción y seis documentales de autores como Fatih Akin, Hubert Sauper, Fernand Melgar y Kim Longinotto, la realizadora británica a quien el Festival reconoció su trayectoria con el premio a los Derechos Humanos de la novena edición.
El centenario del genocidio armenio se recordará con "The Cut", la última película del director turco-alemán Fatih Akin, mientras que el suizo Melgar presentará "L'Abri", un documental sobre la inmigración sin techo.
"La profesora de historia", de la francesa Marie-Castille, se adentra en la educación, el aprendizaje y la colaboración, mientras que Lech Kowalski se acercará a la batalla del gas con "Drill Baby Drill".
Las tradiciones que vulneran los derechos humanos se afrontan en la historia de ficción "Difret", una coproducción Etiopía-Estados Unidos que firma Zeresenay Berhane Mehari.
En este avance se han anunciado además dos filmes vascos, ambos documentales: "Coría y el mar", de Diana Nava, sobre las mujeres saharauis que van recuperando su espacio, y "Negar Franko egingo zuen aitak", de Bertha Gaztelumendi, acerca de la reconstrucción de la convivencia tras la Guerra Civil.
La programación se completará, como cada año, con diversas exposiciones.



Este año se conmemora en todo el mundo el Centenario del Genocidio Armenio.
El 19 de marzo el Cardenal Mario Poli (Arzobispo de Buenos Aires) celebró una Misa “en Memoria de los Mártires Armenios” en la Catedral Metropolitana.
El Papa Francisco celebrará una Misa por el centenario del Genocidio Armenio en la Basílica de San Pedro el 12 de abril.

En ese mismo espíritu confluyen ahora la Comunidad Armenia, por medio de Arpeggio 89.5 en la realización de un concierto (gratuito) sinfónico coral, “a cielo abierto”; que será expresión espiritual, ética y estética, de comunión y convivencia, acompañamiento, justicia y paz.

La Comunidad Armenia Argentina convoca al Gran concierto “a cielo abierto” por el Centenario del genocidio armenio.

Sábado 28 de marzo a partir de las 17 (gratis) en el Monumento de los Españoles.
Invita: Arpeggio 89.5
Acompaña Cáritas Argentina

Gran Orquesta Sinfónica bajo la dirección del Mtro. Santiago Chotsourian, el Coro Nacional de Jóvenes preparado por el Mtro. Néstor Zadoff; la soprano Alla Avetisyan y el tenor Marcelo Kevorkian; Emanuel Groh y Lourdes Flügel (integrantes del Coro Polifónico Nacional de ciegos), la participación especial de Liliana Vitale y Gagyc Gasparian (en duduk).
Conduce de Martín Wullich.


jueves, 26 de marzo de 2015

Ankara mayor files complaint against journalist for calling him ’Armenian’

Ankara Mayor Melih Gökçek has filed a criminal complaint against Turkish-Armenian journalist Hayko Bağdat on defamation charges, after the latter jokingly posted tweets referring to him as an Armenian after the March 2014 local elections.

According to the Diken website and the state-run Anadolu news agency, Gökçek's petition to the Ankara Prosecutor's Office stated that Bağdat, who has more than 300,000 followers on Twitter, wrote a series of posts in the wake of Gökçek's victory in last year's March elections. One of Bağdat's messages said: "It is official; they gave the capital city to an Armenian. What a shame!" according to the petition.

The petition also said a Twitter hashtag "melihgökçekermeniymiş" (Melih Gökçek turns out to be Armenian) was allegedly used by Bağdat in his tweets on the social media website.

Gökçek's lawyer said in the petition that the mayor is "a citizen of the Turkish Republic who loves his country and his nation" and that Bağdat is aware of this. "The statements [by Bağdat] are false and include insult and libel," the petition said.

Gökçek also sued Bağdat in civil court, demanding compensation of TL 10,000 for psychological damages. Bağdat announced the lawsuit on Twitter, saying: "Turns out Melih Gökçek sued me demanding TL 10,000 for calling him Armenian, dude. We are going to have so much fun."

Armenia: el primer genocidio del siglo XX

´Quién habla hoy aún del exterminio de los armenios?´. La frase de Hitler, pronunciada el 22 de agosto de 1939, aludía a la inminente campaña de Polonia y anunciaba la dimensión genocida de su política de guerra, culminada con la Shoah. Años atrás, la matanza de los armenios había herido la sensibilidad de un joven judeopolaco, Rafael Lemkin, quien en lo sucesivo empleará todos sus esfuerzos para crear una normativa internacional dirigida a impedir la repetición de tales crímenes. Más aún tras subir Hitler al poder. No lo consiguió y ello supuso que en Núremberg los crímenes nazis fueran condenados desde la inseguridad de normas establecidas ex post facto. Y a pesar de que Lemkin obtuvo la sanción por la comunidad internacional del crimen de genocidio, tampoco ese logro personal significó la puesta en marcha de una jurisdicción universal efectiva para su castigo, salvo en casos de debilidad del Estado culpable (Ruanda, Serbia).

La tragedia armenia de 1915 responde puntualmente a la definición del genocidio por Lemkin. Fue la puesta en práctica de un conjunto de acciones criminales, con el propósito logrado de destruir un pueblo, a partir de un plan preconcebido desde supuestos ideológicos racistas y con medidas complementarias del aniquilamiento físico, tales como una expropiación generalizada. El procedimiento empleado consistió en conjugar la eliminación sistemática de la población masculina con una deportación masiva de ancianos, mujeres y niños, obligados a recorrer a pie cientos de kilómetros, en verano y en el secarral anatolio, sin apenas recursos y sometidos a las agresiones de paramilitares, bandas kurdas y de los propios guardianes. Para acabar en campos de concentración (Alepo) o de exterminio (Deir-es-Zor). El balance más aceptado habla de 1,2 millones de muertos sobre una población previa superior a dos millones. Al término de la Guerra Mundial, con el Imperio derrotado, las autoridades otomanas hacían una estimación de 800.000 víctimas. Mustafá Kemal admitió la cifra y condenó “el exterminio de los armenios”.

La determinación del genocidio correspondió al Gobierno nacionalista de los jóvenes turcos, quienes en la revolución constitucionalista de 1908 parecieron compartir la idea de una ciudadanía igualitaria con las minorías étnico-religiosas (griegos, armenios, judíos). Hasta entonces, estas convivían bajo la autocracia del sultán en una situación de pluralismo subordinado. Subordinado, porque del mismo modo que existía la superioridad del estamento militar (askari) sobre la masa civil (reaya, literalmente “el rebaño”), en el plano jurídico la población musulmana (turca) prevalecía sobre las minorías, calificadas peyorativamente hasta hoy como yaurs, infieles. La tolerancia otomana tenía además la contrapartida de que cualquier disidencia frente a su dominación desencadenaba una acción punitiva implacable. Las insurrecciones nacionalistas del siglo XIX en los Balcanes fueron ocasión de comprobarlo, y generaron de paso una creciente desconfianza frente a los armenios, cuyo núcleo principal de asentamiento, al margen de Constantinopla, se encontraba aislado en Anatolia oriental. De ahí que cuando el Congreso de Berlín, por el artículo 61, conminó al sultán Abdulhamid II a otorgar reformas a los armenios y protegerles de kurdos y circasianos, el resultado acabó siendo el contrario. Allí donde se esperaban reformas, lo que hubo en 1894-1896 fueron matanzas con decenas de miles de víctimas, repetidas en 1909.

Además el proyecto de modernización política de los jóvenes turcos pronto rechazó el pluralismo, para imponer, desde un nacionalismo militarista, una sociedad turca racial y culturalmente homogénea. Turquismo e islamismo eran los dos pilares en la concepción del ideólogo del movimiento, Ziya Gökalp, autor citado por Erdogan. Las minorías habían de aceptar la superioridad del hombre turco; en caso contrario, la “nación dominante” se liberaría de “elementos cuya deslealtad era evidente”, protegiéndose así de “los pueblos extranjeros” habitantes del Imperio. El principio de la política genocida quedaba asentado. Únicamente faltaba que la derrota otomana por los Estados balcánicos en la guerra de 1912-1913 provocase un éxodo de musulmanes a Anatolia y la consiguiente frustración del vértice militar joven turco, para que el odio al yaur se tradujese en voluntad de aniquilamiento. Así fue cómo sus líderes, Enver Pachá y Talât Pachá, en el Gobierno tras la derrota y fieles a la ideología racista, vieron en la entrada del Imperio en la gran guerra la oportunidad para su ejecución.

Tras “largas y serias deliberaciones” (Talât) la dirección joven-turca, el Comité de Unión y Progreso (CUP) resolvió definitivamente en marzo de 1915. Siguió la detención de cientos de notables armenios en Constantinopla —de 200 a 650—, la noche del 24 de abril, deportados o asesinados. La única mujer en la lista, la escritora Zabel Yesayan, logró huir; murió en 1940 en el Gulag. La comunidad quedaba descabezada. El 27 de mayo, por iniciativa de Talât, ministro del Interior, el Gobierno decide la deportación general para los armenios en Anatolia oriental. Pero el proceso se inicia mucho antes, en enero-febrero de 1914, cuando Enver Pachá, ministro de la guerra, crea la Organización Especial (OE), formación paramilitar antiseparatista. Los griegos serían sus primeros blancos. En agosto de 1914, el CUP activa la OE para ocuparse de “las personas a eliminar en la patria”, cometido que queda verosímilmente perfilado para los armenios en objetivos y procedimientos desde diciembre, con Talât y el responsable de la OE, Bahettin Shakir, al frente. A partir de fines de 1914 se suceden hechos precursores de un aniquilamiento masivo en el marco de las deportaciones, del cual han quedado abrumadores testimonios de misioneros y cónsules neutrales, incluso de los aliados alemanes. Talât Pachá se lo explicó al embajador norteamericano Henry Morgenthau: “Hemos liquidado ya la situación de las tres cuartas partes de los armenios”; “No queremos ver armenios en Anatolia; pueden vivir en el desierto, pero no en otra parte”.

El 24 de mayo de 1815, Inglaterra, Francia y Rusia habían anunciado al Gobierno otomano su propósito de castigar los crímenes cometidos “contra la humanidad y la civilización”. Llegó la hora con la derrota otomana. Como consecuencia, tras el armisticio de octubre de 1918, los aliados se propusieron establecer un tribunal internacional para dichos crímenes, ahora incrementados en número exponencialmente, pero los desacuerdos en composición y base jurídica, anuncio de lo que ocurrirá en Núremberg, anularon el intento. Tocó a la justicia otomana reconocer el carácter criminal de las matanzas, su terrible volumen, y castigar a los culpables. Ya huidos, fueron condenados a muerte en ausencia Enver, Talât, Çemal y Nazim Bey, y ejecutado un responsable local, el llamado “verdugo de Yozgat”. Poca cosa, compensada por una importante documentación probatoria, hoy en la Library of Congress.

Más tarde no faltó el epílogo de los miles de griegos y armenios asesinados y deportados tras la ocupación de la yaur Esmirna, en septiembre de 1922, una vez vencida la invasión griega. Kemal fue aquí testigo pasivo.

Dos destacados intelectuales, el novelista Orhan Pamuk y el periodista turco-armenio Hrant Dink, se preguntaban hace una década por la inexplicable negativa de la Turquía democrática a reconocer el exterminio armenio. Admitirlo en 1920 hubiese sido suicida, puesto que equivalía a legitimar la desmembración de Turquía, pero esa razón no era válida un siglo más tarde. ¿Por qué identificarse con los crímenes de unos antepasados, que además no fueron todos los antepasados, ya que la primera condena de las matanzas y de sus culpables corrió a cargo de consejos de guerra otomanos, e incluso Mustafá Kemal la refrenda en octubre de 1919 al exigir la exclusión “de los unionistas y personas que se mancharon con los actos depravados de la deportación y de la matanza?”. Pero Dink fue asesinado en 2007, y Pamuk sufrió acusaciones y una durísima campaña como enemigo de “la dignidad de la nación”. Sus ideas, no obstante, avanzaron. El alcalde de Kars, hoy turca, antes armenia, levantó una “estatua de la humanidad” por la reconciliación de ambas naciones. Erdogan impulsó su demolición, y ahora remite el tema a unos archivos depurados desde 1918.


miércoles, 25 de marzo de 2015

Concierto por el Centenario Armenio

Invitamos a participar del concierto por el Centenario del Genocidio Armenio en Palermo

Detalle del programa
1 - Ipolitov Ivanov - «Procesión del Sardar» (de la suite « Bocetos Caucásicos »)
2 - Alan Hovhaness - «La montaña misteriosa (Sinfonía No.2, Op.132)» / 3er. Movimiento. Andante espressivo.
3 - Arno Babajanyan - «Vocalise» (sopr.: Alla Avetisyan / tenor: Marcelo Kevorkian)
4 - Aram Khachaturian - «Waltz» para «Masquerade» (obra teatral de Lermontov)
- «Adagio» de Espartacus y Phrygia (del ballet «Espartaco»)
- «Danza del sable», del Ballet «Gayanéh»
5 - Alberto Ginastera - «Malambo», (danza final) del ballet «Estancia»
6 - Astor Piazzolla - «Libertango», de A. Piazzola (arr. Patricio Villarejo); con Gagik Gasparyan, en duduk.
7 - “Arde la vida”, de Peteco Carabajal; por Liliana Vitale y Santiago Chotsourian, al piano.
8 - “Será que la canción llegó hasta el sol”, de Alberto Spinetta; por Liliana Vitale y Santiago Chotsourian, al piano.
9 - “Pour toi Armenie”, de Charles Aznavour (arr. Fernando Pereyra); por Liliana Vitale, Emanuel Groh y Lourdes Flügel, y el CORO NACIONAL DE JÓVENES (prep. Néstor Zadoff).
10 - W. A. Mozart - «Ave verum corpus» K. 618 (con orq.)
- Requiem K. 626 - «Kyrie» «Confutatis … lacrimosa»
11 - G. Verdi – Requiem - «Dies irae .. tuba mirum» «Agnus Dei (Karn Asdutsó)» (sopr.: Alla Avetisyan / alto: Marcelo Kevorkian, tenor)
- « Va pensiero .. » (Coro de los esclavos exiliados de Babilonia, de la ópera « Nabucco », inspirado en el Salmo 137)

Sábado 28 de marzo a las 17 horas
Monumento de los Españoles
Av. Del Libertador y Av. Sarmiento – Palermo
Acceso libre y gratuito

Exposición sobre el Genocidio Armenio organizada por la Municipalidad de París

Del 29 de abril al 4 de julio se llevará a cabo una exposición especial en el marco del Centenario del Genocidio Armenio. Llevará el título de “Armenia 1915: París recibe la colección del Museo-Instituto del Genocidio Armenio de Ereván”.
En la muestra se expondrán principalmente cientos de documentos, fotografías y demás elementos referidos al tema del Genocidio, traídos del Museo-Instituto del Genocidio Armenio, como así también de la Biblioteca Nubarian de París. La biografía de Aurora Mardiganian tendrá una sección aparte.

Tal como informó la Embajada de Francia en Armenia a, el evento ha sido organizado por la Municipalidad de París, en cooperación con el Museo-Instituto del Genocidio Armenio, la Embajada de la República de Armenia en Francia, la Municipalidad de Ereván, el Consejo de Organizaciones Franco-armenias (CCAF) y la Comisión Coordinadora de los actos conmemorativos del Centenario del Genocidio Armenio en Francia.
El 28 de abril la intendente de París, Ann Hidalgo, realizará la apertura oficial de la exposición, en presencia de altos funcionarios franceses y armenios. Los afiches que anuncian el evento han sido colocados por la Municipalidad de París en unos mil puestos distribuidos en sitios públicos y el subterráneo.


Ter-Petrosian: No se debe obligar a Turquía a reconocer el genocidio armenio

La Diáspora debe redactar su propia agenda de Genocidio, ya que el reconocimiento no debería ser la piedra angular de la política exterior de Armenia, afirmó el primer presidente de Armenia, Levon Ter-Petrosian.

El primer presidente de Armenia, Levon Ter-Petrosian emitió su versión de lo proclamación oficial de Armenia ante el 100 aniversario del genocidio de 1915.

Es de recordar que Ter-Petrosian criticó la Proclamación Pan-Armenia redactado por el Comité Organizador el mes pasado, acusándolo de falaz y de no estar en sintonía con los intereses de Armenia.

En su proyecto de proclamación publicada hoy en el Diario Chorrord Ishkhanutyun, Ter-Petrosian afirma si bien Armenia debe trabajar para el reconocimiento internacional del Genocidio armenio, una política consagrada en Armenia el 23 de agosto en la Declaración de la Independencia de 1990; tal reconocimiento no debe convertirse en una piedra angular de la política exterior de Armenia.

Ter-Petrosian sostiene que la obligación de Armenia para trabajar hacia el reconocimiento internacional debe ser considerada únicamente como una cuestión de derechos humanos y, por lo tanto, en el contexto de las obligaciones resultantes de los convenios internacionales.

El ex presidente dice que el gobierno de Armenia no debe asumir la presión de la diáspora porque la comunidad armenia en todo el mundo, como contribuyentes y ciudadanos, tienen el derecho de ejercer presión sólo a los gobiernos en los países que viven, para que estos reconozcan y condenen el genocidio.

Ter-Petrosian escribe que el gobierno de Armenia no debe exigir a Turquía reconocer el genocidio y luchar a brazo partido con su historia, ya que esto también es un asunto interno de Ankara.

Añadió que esto no tiene nada que ver con los pedidos de restauración de los bienes familiares o comunales como compensación a los descendientes de sobrevivientes del Genocidio por las pérdidas materiales sufridas por sus antepasados.

Ter-Petrosian también hace un llamamiento a los gobiernos europeos a no considerar el reconocimiento de Turquía del Genocidio como requisito previo durante las negociaciones en curso para su ingreso en la Unión Europea. El ex presidente afirma que Armenia está muy interesado en lo que respecta a la cuestión de la integración de Turquía en Europa por razones de seguridad regional y en términos de la creación de alternativas de cooperación con el mundo exterior.

En su proyecto de proclamación, Ter-Petrosian escribe que "Armenia está dispuesta a establecer relaciones diplomáticas con Turquía sobre la base de los protocolos entre Armenia y Turquía firmado en Zúrich el 10 de octubre de 2009 y para cooperar en las esferas económicas, culturales y políticas".

La única reserva, como subraya Ter-Petrosian, es el pedido turco de organizar un comité integrado por los historiadores armenios y turcos para estudiar la realidad histórica del genocidio armenio de 1915.

Ter-Petrosian sostiene que no hay un solo ejemplo internacional donde cualquier tema político haya sido resuelto por un comité de historiadores y que existe el temor de que tal comité terminaría en arrebatos emocionales y debates intensos que complicarían el establecimiento de la confianza mutua entre los dos pueblos en lugar de fomentarla.

En conclusión, Ter-Petrosian dice que su proyecto de proclamación es una iniciativa personal y de ninguna manera puede considerarse la última palabra sobre el asunto, y que está dispuesto a escuchar los comentarios y críticas de todos los interesados.


martes, 24 de marzo de 2015

Más Memoria, Más Verdad, Más Justicia.

Desde la Fundación Luisa Hairabedian conmemoramos, apoyamos y exigimos MÁS MEMORIA, MÁS VERDAD, MÁS JUSTICIA.
Hoy se cumple el 39° aniversario de la instauración de la más sangrienta dictadura que hizo de nuestro país un lugar donde los Derechos Humanos eran vulnerados por el propio aparato estatal.
Hoy, tras casi cuatro décadas, observamos con entusiasmo y alegría la consolidación de un nuevo paradigma en el cual el Estado se erige como parte de nuestra sociedad y no por encima de ella.
Hoy, el Estado de Derecho en la Argentina incluye a los Derecho Humanos. Es por eso que adherimos y apoyamos firmemente a las políticas en Derechos Humanos llevadas delante de 2003 a la fecha. Sin embargo, no dejamos de observar la importancia de los Organismos de Derechos Humanos como colectivos que, abrazando lo conseguido, pedimos más memoria, más verdad y más justicia.
La última dictadura fue MILITAR, pero también CÍVICA, es por eso que alentamos a los miembros del aparato Judicial a tener coraje para enfrentar a los máximos beneficiarios del plan terrorista llevado adelante entre el ’76 y el retorno a la democracia. Y es por eso que denunciamos a aquellos jueces, fiscales y demás funcionarios judiciales que dan protección a los sectores cívicos denunciados, no siendo cómplices, sino partícipes necesarios. Exigimos, también, mayor conciencia y reparación histórica con nuestras minorías originarias, mayor controles para con los organismos de seguridad y la violencia institucional y una profundización de las políticas contra la trata y la violencia de género iniciada en la última década.
Por lo conseguido y con la alegría de ser parte de un proyecto que nos incluye.
Por lo que falta y con la fuerza de la lucha de nuestros antepasados.


viernes, 20 de marzo de 2015

Realizaron una misa en homenaje a las víctimas del Genocidio Armenio en la Catedral Metropolitana

Durante la tarde de ayer, en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, se realizó una Misa en honor a los mártires del Genocidio Armenio oficiada por el Cardenal Mario Poli, Arzobispo de la Diócesis de Buenos Aires y Primado de la República Argentina.

Allí, se elevaron plegarias en memoria del millón y medio de víctimas del Genocidio Armenio, en ocasión de cumplirse, el próximo 24 de abril, el Centenario de ese crimen de lesa humanidad cometido por el estado turco-otomano.

De la ceremonia participaron representantes de la Comunidad Armenia en Argentina, el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Armenia en nuestro país, Alexan Harutiunian, el Arzobispo de la Iglesia Apostólica Armenia para Argentina y Chile, Monseñor Kissag Mouradian, el Dr. Alberto Djeredjian, Presidente del Centro Armenio de la República Argentina, dirigentes sociales y políticos, y numerosas personas que se acercaron espontáneamente para sumarse al recuerdo de quienes perdieron la vida en el exterminio sistemático sobre el pueblo armenio sucedido entre 1915 y 1924.

La actividad formó parte del intenso programa de actividades que se desarrolla en Buenos Aires en conmemoración del Centenario del Genocidio Armenio.


George Clooney participa en un sitio web dedicado al genocidio armenio

20-03-2015 El objetivo es expresar gratitud hacia personas e instituciones cuyas acciones salvaron las vidas de personas durante las matanzas cometidas por Turquía

El 24 de abril se cumplirá el primer centenario del inicio del genocidio cometido por Turquía, en el que fueron asesinados un millón y medio de personas de origen armenio.
El aniversario motivó el lanzamiento del proyecto "100 Lives", una iniciativa que cuenta con el apoyo del actor estadounidense George Clooney y los premios Nobel de la Paz Elie Wiesel y Oscar Arias.
El objetivo es expresar gratitud hacia personas e instituciones cuyas heroicas acciones salvaron las vidas de muchos armenios durante el genocidio.
 “100 Lives” busca abordar los temas de genocidio, violación de los derechos humanos y el poder de la acción positiva a través de tres elementos básicos:
* Aprender del pasado, mediante un llamado a nivel mundial para dar a conocer historias no contadas de los sobrevivientes y de los héroes del genocidio armenio, las cuales cobrarán vida en el sitio web
* Emprender acciones en el presente, a través de la creación del Aurora Prize for Awakening Humanity, un nuevo premio internacional de carácter humanitario que se otorgará a las personas que arriesgan sus vidas para que otros puedan sobrevivir y prosperar.
* Dar forma a un futuro mejor con la administración de proyectos de bien público para las organizaciones y comunidades que contribuyeron a la salvación de vidas armenias hace un siglo.
La iniciativa 100 Lives fue fundada por los empresarios y filántropos internacionales Rubén Vardanyan y Noubar Afeyan y el dirigente humanitario Vartan Gregorian.
El fin es dar a conocer el impacto del genocidio armenio y las historias de los sobrevivientes que, junto a sus familias, lograron tener vidas exitosas, contribuyendo significativamente a la cultura mundial, al arte, al deporte, a la ciencia y a los negocios.
Aproximadamente, un millón y medio de personas murieron durante el genocidio armenio entre 1915 y 1923.
Alrededor de medio millón sobrevivieron y, muchos de ellos gracias a la intervención de personas e instituciones.
Estas personas formaron parte de la diáspora armenia mundial que se extiende desde la Argentina hasta Australia.
“La humanidad, generosidad, fuerza y sacrificio que mostraron aquellos que salvaron a tantos armenios nos motiva a contar estas historias”, dijo Vardanyan.
Además de honrar a los sobrevivientes y a los héroes, el programa creará el premio Aurora, una forma de motivar a los héroes del presente.
El premio anual de un millón de dólares será entregado al ganador quien, a su vez, lo cederá a la organización identificada como la inspiradora de sus acciones.
El premio Aurora reúne a figuras de la lucha por los derechos humanos, como Clooney, Wiesel y Arias; además de Mary Robinson, ex alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos; Gareth Evans, asesor de la Secretaría General de las Naciones Unidas en asuntos de genocidio; la activista en derechos humanos Hina Jilani, y Vartan Gregorian, presidente de la Corporación Carnegie de Nueva York, quienes formarán parte del comité de selección.
Clooney entregará el premio inaugural en una ceremonia que se realizará en Ereván, la capital de Armenia, el 24 de abril de 2016. 
Clooney se unirá a Wiesel, famoso luchador por los derechos humanos y presidente del American Holocaust Memorial (“Organización Estadounidense en Memoria del Holocausto”), quienes encabezarán el comité de selección del premio.


jueves, 19 de marzo de 2015

Erdogan hace absurdas declaraciones contra los armenios

 Erdogan afirmó que hay cientos de miles de personas en Anatolia que sufrieron daños por los armenios, según informó Associated Press.

En sus palabras, si el dolor que los turcos habían sufrido en los últimos 100 a 150 años fuera estudiado, resultaría que este dolor es varias veces más que el número de las "reclamaciones" armenias.

"Lo siento, pero nosotros [Turquía,] no tenemos que dar cuentas en este asunto", añadió el presidente turco.

En su discurso en la reunión sobre "Documentos de la Primera Guerra Mundial en su Centenario" en Estambul, Erdoğan reiteró su llamado a Armenia a abrir sus archivos. 

"He aquí todos nuestros archivos y documentos. Tenemos ahora centenares, más de millones documentos clasificados. Saca todos sus documentos que tienes. Vamos a encargar a los historiadores, archiveros, científicos políticos, arqueólogos y juristas. Que estudien sobre estos documentos para encontrar la verdad", insistió.


miércoles, 18 de marzo de 2015

Armenia acusa a Turquía de reinstaurar una ideología imperialista

Ereván, 18 mar (EFE).- Armenia, que conmemora dentro de un mes el centenario del genocidio que sufrió su pueblo en el Imperio Otomano, acusó hoy al Gobierno turco de reinstaurar prácticas imperialistas en su país y en la arena internacional con un discurso que alude a la grandeza nacional.
"En los últimos años, la negación del genocidio armenio es agravado por el neoimperialismo que las actuales autoridades turcas intentan instaurar en su país", se quejó Viguén Sargsián, jefe de la Administración de la Presidencia armenia, durante la apertura del foro mediático "A los pies de Ararat" que se celebra en Ereván.
El político armenio también denunció "una postura claramente antiarmenia de Ankara en las instituciones internacionales".
A 20 kilómetros de Ereván, "está la última frontera de Europa, la frontera turco-armenia cerrada por Turquía, que reconoce abiertamente que el bloqueo persigue causar problemas económicos a Armenia y presionar al país hacia la resolución del conflicto de Nagorno Karabaj", apuntó Sargsián.
El conflicto por la soberanía sobre ese territorio azerbaiyano, habitado históricamente por armenios y ocupado por Ereván hace un cuarto de siglo, fue lo que truncó hace cinco años la llamada "diplomacia del fútbol" entre Turquía y Armenia.
En 2008, después de que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acudiera invitado por el líder armenio a un partido de fútbol oficial entre las selecciones de los dos países, el país caucásico vio una puerta abierta al final del aislamiento que vive por parte de su gran vecino del oeste.
"Se inició un proceso de acercamiento y se firmaron documentos, pero poco después Turquía empezó a poner condiciones relacionadas con Nagorno Karabaj", un territorio al que Armenia no quiere renunciar por nada del mundo, recordó Sargsián.
En poco más de un mes, toda Armenia conmemorará el centenario de una fecha trágica en la historia del pequeño país enclavado en el Cáucaso Sur y habitado por uno de los pueblos más antiguos de la humanidad.
El 24 de abril de 1915, en plena Primera Guerra Mundial en la que Turquía combatía del lado de Alemania, el Gobierno otomano ordenó la detención de centenares de armenios en Estambul y poco después puso en marcha una masiva deportación de esta etnia a los confines del Imperio, a través del desierto hasta la actual Siria.
Un siglo después, sólo 22 países han reconocido aquellos hechos como genocidio, mientras que Turquía, aunque reconoce cientos de miles de muertos armenios durante la deportación, niega que la intención del Imperio Otomano fuera extinguir a toda la etnia.

Leer más: 

Presentaron actividades por el centenario del Genocidio Armenio

(CABA) Se realizó una conferencia de prensa en el Hotel Intercontinental para presentar oficialmente las actividades del centenario del Genocidio Armenio en Argentina.

Los representantes de la Comisión Conmemorativa del Centenario del Genocidio Armenio en Argentina, Sergio Nahabetian (izquierda), Jorge Dolmadjian (centro) y Carlos Manoukian(derecha), junto a representantes de las comunidades armenias de Córdoba y Rosario, anunciaron la serie de eventos que se llevarán a cabo a lo largo del país, entre los que se destacan el concierto de música clásica que se realizará en el Monumento a los Españoles el 19 de marzo, un acto cultural en la Feria del Libro en La Rural el 25 de abril, la tradicional marcha de protesta a la residencia del embajador de Turquía el 28 de abril y un acto en el Luna Park el 29 de abril.

“Se toma simbólicamente como el comienzo genocidio contra los armenios el 24 de abril, fecha en que se produjeron los arrestos de gran parte de la dirigencia, intelectuales y docentes armenios. Esta intelectualidad fue arrestada y en los días siguientes, asesinada. Luego se desarrolló el plan de deportación, una orden del gobierno para desalojar a la población y trasladarlos a los desiertos de Siria. En ese traslado, la población fue masacrada o murió de hambre“, explicó Dolmadjian.


lunes, 16 de marzo de 2015

ARS conmemora el Centenario Genocidio en NY

Several events dedicated to the Centennial of the Armenian Genocide, initiated by the Armenian Relief Society (ARS) Central Executive Board, with the cooperation of the Regional Executive of ARS/Eastern USA, were held with great success from March 5-7 in New York. The weekend kicked off on Thursday evening, March 5, with the official opening of the exhibit titled, “Stitching to Survive: Handwork of Armenian Women”, at the United Nations Headquarters. This exhibit was organized jointly by the ARS Central Executive Board and the Permanent Mission of the Republic of Armenia at the UN. The function was attended by the Permanent Mission of the Republic of Armenia at the UN, the ARS Central Executive Board, members of ARS/Canada, ARS/Eastern and Western USA, and ARS/South America, as well as UN and NGO representatives, clergymen, and both Armenian and non-Armenian guests.

ARS Central Executive Board Chairperson, Vicky Marachelian, opened the proceedings, stressing the dedication and tenacity exhibited by Armenian women at all junctures of Armenian history to preserve the Armenian family and culture. As Marachelian stated, “The exhibit demonstrates the contribution of Armenian women to culture and it pays tribute to the cultural expression of Armenian women. This miraculous feminine force, dedicated to humanitarian endeavors, did not emerge overnight. Emerging from the crucible of oppression, these future ARS members made the daunting journey from the old world to the new, from refugee to worker, from dependence to self-reliance.” Referring to the 59th session of the Commission on the Status of Women in New York, Marachelian said, “As the year 2015 marks 20 years of the Beijing Declaration and Platform for Action, the ARS, as an ECOSOC accredited NGO, is addressing issues of women’s empowerment and gender equality. This exhibit intends to tell the story of women who empowered themselves to support their families.”

Following Marachelian’s address, Armenia’s Permanent Representative to the UN, Ambassador Zohrab Mnatsakanyan, noted the unique nature of this exhibit, as a symbol of the historic endurance of Armenian women who had survived the crucible of the genocide. His Excellency continued by mentioning that beyond survival, the Armenian woman had mastered enough resolve to rebuild a new life on foreign shores. He stated that the exhibit shares a story of people who, 100 years ago, experienced the most heinous and dehumanizing mass exterminations and deportations, which were defined as “crimes against humanity and civilization.” He concluded his remarks with words of high praise for the ARS’s persistent input in achieving the success of this function, indicative of the resolve and commitment of the Armenian people that made possible the admission and raising of the Armenian flag at the UN.

Following Amb. Mnatsakanyan’s remarks, Marachelian and the Ambassador cut the ribbon, officially opening the exhibit for the evening’s guests. It should be noted that this Armenian exhibit at the UN Headquarters is being held at a time when thousands of representatives from around the world are in New York City to take part in the sessions of the 59th Conference of the UN Commission on the Status of Women (CSW59). The exhibit demonstrates, for all those who visit, the Armenian woman’s everlasting will to survive and thrive after the genocidal attempt at annihilation of the Armenian nation.

The participation and performance of violinist Dianna Vasilyan enhanced the evening’s atmosphere, to the enjoyment and appreciation of all those present. The guests also enjoyed the hors d’oeuvres generously provided for the event by the Almayass Armenian Restaurant of New York City.

The beautiful items on display were provided by the Armenian Museum of America of Watertown, Mass., and ARS/Eastern USA. The ARS Central Executive Board expresses its deep gratitude to the management of the Armenian Museum of America for its kind cooperation, as well as to curator, Susan Lind-Sinanian, for her active participation in setting up this exhibition of Armenian women’s handwork. The Board also extends sincere appreciation to all the contributors to the exhibit, particularly to the main sponsors of the event; Mrs. and Mrs. Harout and Vicky Marachelian, whose generous donation made the unqualified success of this historic endeavor possible, once again sending a message to the world, by way of the UN, of the continuous resiliency and creative talent of the Armenian woman.

On Fri., March 6, the symposium titled “Rebuilding a Nation: The Armenian Woman’s Century of Resistance and Empowerment”, organized by the ARS/CEB Genocide Centennial Committee, took place in the Salvation Army Hall in the presence of a large audience. Participating in the conference were Dr. Eleni Theocharous, Member of European Parliament and leader of EU-Armenia Friendship Group; Dr. Isabelle Kaprielian-Churchill, Emerita Professor of Armenian Immigration History, Department of History, California State University, Fresno; Scout Tufankjian, photojournalist and author of There is Only the Earth: Images from the Armenia Diaspora Project; Dr. Marian Mesrobian MacCurdy, author of Sacred Justice: The Voices and Legacy of the Armenian Operation Nemesis; and Bared Maronian, Executive Producer, Armenoid Production Team.

On behalf of the ARS Central Executive Board, Caroline Chamavonian opened the proceedings, inviting those present to stand and honor the memory of the martyrs with a moment of silence. Following this solemn beginning, Chamavonian welcomed the participants and invited the master of ceremonies, Pauline Getzoyan of the ARS Central Executive Board, to introduce the designated speakers of the symposium. Each speaker presented his or her views, in a variety of approaches, on the role of the Armenian woman during and after the genocide, as a powerful force in the survival and revival of family and culture.

In her address, Dr. Theocharous focused on the theme of the empowerment of Armenian women, noting the ravages of the Armenian Genocide years and the role played by Armenian women during the Artsakh Liberation War. She expressed admiration for the laudable role played by the ARS in those difficult times, and stated that, being fully aware of the just cause of Armenian demands for recognition and reparations, she feels honored participating in the centennial commemoration of the Armenian Genocide. Dr. Theocharous concluded her remarks by solemnly stating, “As long as I am alive, Turkey will not join the European Union, unless it becomes a civilized country, unless it recognizes the Armenian Genocide, and unless it gets out its troops from Cyprus.”

Dr. Isabel Kaprielian-Churchill’s presentation was centered on the theme of Armenian handwork and its impact on the lives of those who survived the Armenian Genocide and used needlework as a means to support their families. She emphasized the importance of the role played by feminine creativity in the struggle for physical and spiritual survival of the devastated Armenian nation.

Tufankjian, in turn, displayed emblematic photographs depicting world-wide Armenian communities and synthesized the lifestyles of diasporan Armenians. Maronian reevaluated the role of the pre- and post-genocide Armenian women by showing segments of his films, “Orphans of the Genocide” and “Women of 1915.” Dr. MacCurdy spoke about the traditional Armenian woman’s silent yet persistent toil, using her grandmother, Eliza Der Melkonian, one of the founders of ARS, as a prime and inspirational example.

A commemorative dinner and cultural program dedicated to the centennial of the Armenian Genocide, organized by the ARS/Eastern USA Regional Executive, under the auspices of His Eminence Archbishop Oshagan Choloyan, Prelate of the Eastern USA See of the Armenian Apostolic Church, and the Armenian Relief Society Central Executive Board, took place in New Jersey on Sat., March 7. In attendance were Amb. Mnatsakanyan, Archbishop Anoushavan Tanielian, Vice-Prelate of the Eastern USA Prelacy, several members of the clergy, members of the ARS Central Executive Board, and a wide variety of guests, including members of ARS/Canada, ARS/Eastern and Western USA, ARS/South America and a large number of ARS supporters.

A group shot of the organizers and participantsA group shot of the organizers and participants
This year, once again, the ARS participated in the 59th Conference of the UN Commission on the Status of Women.  Within the context of the Armenian Genocide Centennial commemorative events, the ARS organized a workshop entitled “Women and Diaspora: From Past to Post-2015,” in cooperation with the UN Permanent Missions of Armenia and Cyprus, as well as several other NGOs. The workshop was opened by the Permanent Representative of Cyprus to the UN, Ambassador Nicholas Emiliou. Representing women living and working in the Diaspora, Nanore Barsoumian, editor of the Armenian Weekly, moderated the discussion, inviting the participants to express their opinions and experiences.

On behalf of the ARS, member Nora Simonian expressed her views on the role of Diasporan women, describing the Armenian mother as the pillar of the family and as the link to the homeland and Armenian culture. Other panelists included Dr. Jim MacPherson from the University of the Highlands and Islands; Semhar Araia, Executive Director of the Diasporan African Women’s Network (DAWN); Sarah Gammage, Policy Adviser, UN Women; and Harriet Pavles George, former judge of the Housing part of the Civil Court of the City of New York. Concluding remarks were made by Amb. Mnatsakanyan.

The four days of commemorating the Centennial of the Armenian Genocide in New York, initiated by the ARS Central Executive Board, demonstrated the indomitable resolve of the Armenian woman, along with the ARS mission and calling, as torchbearers of the empowerment of women and their role as guardians of Armenian identity, both in the homeland and the Diaspora.


Misa en la Catedral Metropolitana conmemora genocidio armenio

Misa en la Catedral Metropolitana conmemora el centenario del genocidio armenio; durante la homilía el Obispo Bogossian entregó al cardenal Norberto Rivera una cruz armenia

CIUDAD DE MÉXICO, México, mar. 15, 2015.- En su homilía dominical, el cardenal Norberto Rivera dedicó la misa a la conmemoración del centenario del genocidio armenio.

'Mec Yelern, gan crimen, gran maldad sufrió el pueblo armenio hace 100 años, pero con la gracia del Señor el pueblo armenio surgió de la muerte, recreó un país sobre las ruinas y los vestigios fueron reconstruidos, una patria de luz y de esperanza, de ciencia, de instrucción y de cultura', señaló Norberto Rivera, Arzobispo Primado de México.

Acompañado por el Obispo armenio católico para América Latina, Vartan Bogossian; del Arzobispo Kornan Derdenian, de la Iglesia Apostólica Armenia de Norteamérica; y un representante del Obispo Marista en México, Yaacoub Badaoui, el arzobispo primado de México pidió a los feligreses abrir las puertas del corazón para recibir la luz de Jesucristo en su camino.

En agradecimiento el obispo Bogossian entregó al cardenal Rivera una cruz armenia, al convertirse dijo, en el segundo miembro del Colegio Cardenalicio, después del de Venezuela, en realizar una misa por el centenario del genocidio armenio.

'Es la cruz armenia, muy especial porque tiene en todas sus puntas tres hojitas diciendo que es un madero vivo, madero verde, una cruz de la vida, una cruz de la resurrección, la cruz de la nueva creación', precisó Vartan Bogossian, Obispo Armenio Católico para América Latina.

Durante la homilía se oró por el segundo aniversario de la elección del papa Francisco y por los cristianos fallecidos este domingo en un atentado a una iglesia de Paquistán.


Turquía critica a la UE por considerar "genocidio" la matanza de Armenia

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -    El ministro de Exteriores turco, Tanju Bilgiç, ha criticado duramente un informe sobre Derechos Humanos adoptado por el Parlamento Europeo, alegando que carece de realidad histórica y de base jurídica, ya que acusa a Turquía de haber cometido un genocidio en Armenia hace un siglo, según ha informado el periódico turco 'Hürriyet'.    "Encontramos las afirmaciones extraordinariamente problemáticas en todos los aspectos y nos sentimos apenados por ellas", ha señalado Bilgiç. El ministro turco ha calificado el informe europeo de "ilógico e inmoral".    "Estos pasos, que están siendo dados por aquellos que desconocen este suceso histórico, dañan las relaciones entre Turquía y la UE y hacen difícil que los turcos y los armenios construyan su futuro juntos", ha afirmado Bilgiç.

"Esperamos que nuestros socios europeos no remuevan más el problema, sino que busquen contribuciones constructivas para una solución y que animen a los armenios a sumarse al diálogo y a la reconciliación", ha asegurado.    El pasado jueves, el Parlamento Europeo presentó un documento titulado Informe Anual sobre Derechos Humanos y Democracia en el Mundo, en el que recogía que en 2015 es "el centenario del genocidio armenio". En el informe también "se anima a los Estados miembros y a las instituciones comunitarias a contribuir para que se reconozca" como genocidio.    En 1915, el decadente Gobierno del Imperio Otomano ejerció una serie de deportaciones forzosas y exterminios contra la población armenia, de religión cristiana ortodoxa, en el contexto de la I Guerra Mundial. Se calcula que murieron en torno a 1,5 millones de armenios durante la masacre.

Aunque la sucesora del Imperio Otomano, Turquía, no niega las deportaciones ni la matanza, sí afirma que un genocidio debe tener la intención de exterminar a una etnia, algo que según Estambul no se cometió en aquellos actos de 1915.


domingo, 15 de marzo de 2015

La Legislatura porteña aprueba una resolución por el Genocidio Armenio

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó por unanimidad una resolución por el Genocidio Armenio en el marco del año en que se conmemora el centenario de las masacres de 1.500.000 armenios perpetrado por el Estado turco.

"La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires conmemora el Centenario 'Del Primer Genocidio del Siglo XX' del que fuera víctima el pueblo armenio, a cumplirse el 24 de abril del corriente año", dice la declaración.

Además, la Legislatura anunció que "adhiere a todas las actividades que se realicen", y a la vez "se solidariza con los sobrevivientes y descendientes de las víctimas y aboga por la memoria, verdad y justicia de este crimen de lesa humanidad, en el marco del 'Día de acción por la tolerancia y Respeto entre los pueblos'", en relación a la Ley 26.199 que conmemora "el genocidio de que fue víctima el pueblo armenio".

"Desde hace años, la Legislatura porteña sostiene una política de apoyo a la causa del genocidio contra el pueblo armenio", comentó Carolina Karagueuzian, directora del Consejo Nacional Armenio de Sudamérica en Buenos Aires, luego de conocerse la noticia. "En el año del centenario, las fuerzas políticas que la componen decidieron ratificar este acompañamiento a una de las comunidades de la ciudad", agregó.